SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Tendencias en alimentos saludables: semillas de linaza

Por A.D.A.M. -

Descripción

Las semillas de linaza son diminutas semillas de color marrón o dorado que provienen de la planta del lino. Tienen un sabor muy suave a nuez y son ricas en fibra y una variedad de otros nutrientes. Las semillas de linaza molidas son más fáciles de digerir y pueden proporcionar más nutrientes que las semillas enteras, las cuales pueden pasar sin digerir.

El aceite de linaza proviene de las semillas de lino prensadas.

Nombres alternativos

Tendencias en alimentos saludables: comida con linaza; Tendencias en alimentos saludables: semillas de lino; Tendencias en alimentos saludables: semilla de lino

Por qué son buenas para usted

Las semillas de linaza contienen fibra, vitaminas, minerales, proteínas, grasas vegetales saludables y antioxidantes que ayudan a prevenir el daño celular.

Estas semillas son una buena fuente de fibra soluble e insoluble que ayudan a mantener sus deposiciones regulares y a prevenir el estreñimiento. También son una buena fuente de:

  • Vitaminas B1, B2 y B6
  • Cobre
  • Fósforo
  • Magnesio
  • Manganeso

Estas vitaminas y minerales le ayudan a brindarle apoyo a su energía, sistema inmunitario, sistema nervioso, huesos, sangre, latidos del corazón y muchos otros procesos corporales.

Las semillas de linaza también son ricas en omega 3 y omega 6 que son ácidos grasos esenciales (sustancias que su cuerpo necesita para funcionar). Estas sustancias no se producen en el cuerpo. Usted debe obtenerlas de alimentos como mariscos y semillas de linaza.

Los aceites, como el aceite de canola y de soja (soya), contienen los mismos ácidos grasos que el aceite de linaza, pero este último contiene más. Junto a los mariscos, el aceite de linaza es una de las mejores fuentes de ácidos grasos omega 3, que son los más difíciles de obtener de los alimentos. Comer semillas de linaza puede ayudar a reforzar su omega 3.

La mitad de las calorías de la linaza provienen de la grasa. Pero esto es grasa saludable que ayuda a reforzar el "colesterol bueno". Esta pequeña cantidad no dificultaría el control de peso.

Se ha demostrado que el consumo de semillas de linaza reduce los niveles de colesterol. Los investigadores están estudiando si consumir más de los ácidos grasos esenciales que se encuentran en las semillas de linaza mejorará la presión arterial, el azúcar en la sangre, la salud del corazón y otros aspectos.

Si usted planea consumir semillas o aceite de linaza de manera regular, consulte con el médico. Esto puede afectar la forma como ciertos medicamentos funcionan.

Cómo se preparan

Las semillas de linaza se pueden agregar o espolvorear sobre casi cualquier alimento. Algunos cereales, como el salvado con uvas pasas, ahora vienen con semillas de linaza ya mezcladas.

Moler las semillas enteras le ayudará a obtener más nutrientes. Para añadir semillas de linaza a su dieta, agréguelas a:

  • Panqueques, tostadas francesas u otras mezclas de productos horneados
  • Batidos de frutas, yogur o cereales
  • Sopas, ensaladas o platos de pasta
  • O utilícelas en lugar del pan rallado

Dónde encontrar semillas de linaza





Las semillas de linaza pueden adquirirse por Internet o en cualquier tienda de alimentos saludables. Muchos supermercados grandes también tienen estas semillas en sus secciones de alimentos naturales u orgánicos.Simplemente compre una bolsa o recipiente de semillas de linaza enteras, trituradas o molidas, según la textura que le guste. También puede comprar aceite de linaza.Evite las semillas de linaza crudas o sin madurar.

Referencias

Cabo J, Alonso R, Mata P. Omega-3 fatty acids and blood pressure. Br J Nutr. Jun 2012; 107 Suppl 2:S195-200.

Kromhout D, Giltay EJ, Geleijnse JM. Alpha Omega Trial Group. n-3 fatty acids and cardiovascular events after myocardial infarction. N Engl J Med. 2010 Nov 18; 363(21):2015-26.

Pan A, Yu D, Demark-Wahnefried W, Franco OH, Lin X. Meta-analysis of the effects of flaxseed interventions on blood lipids. American Journal of Clinical Nutrition. 2009; 90(2):288-297.