SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hematoma septal nasal

Por A.D.A.M. -

Definición

Es una acumulación de sangre dentro del tabique de la nariz. El tabique es la parte de la nariz que está entre las 2 fosas nasales. Una lesión rompe los vasos sanguíneos, de manera que se pueden acumular sangre y fluidos por debajo del revestimiento.

Causas

Un hematoma septal puede ser causado por:

  • Una nariz rota
  • Lesión del tejido blando en la zona 
  • Cirugía

El problema es más común en los niños porque sus tabiques son más gruesos y tienen un revestimiento más flexible.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Obstrucción en la respiración
  • Congestión nasal
  • Hinchazón dolorosa del tabique nasal
  • Cambio de la forma de la nariz 

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica mirará dentro de la nariz para ver si hay hinchazón en el tejido entre las fosas nasales. El proveedor de atención palpará la zona con un aplicador o un hisopo de algodón. Si hay un hematoma, la zona estará suave y se podrá presionar. El tabique nasal normalmente es delgado y rígido.

Tratamiento

El proveedor de atención hará una pequeña incisión para drenar la sangre. Después de extraer la sangre, se colocará gasa o algodón dentro de la nariz.

Expectativas (pronóstico)

Usted debe sanar por completo si la lesión se trata de manera rápida.

Posibles complicaciones

Si usted ha tenido el hematoma durante mucho tiempo, este puede infectarse y doler. Asimismo, usted puede desarrollar un absceso del tabique y fiebre.

Un hematoma septal sin tratamiento puede llevar a un agujero en la zona que separa las 2 fosas nasales, llamado perforación septal. Esto puede causar congestión nasal. O la zona puede colapsar, provocando una deformidad del exterior de la nariz llamada deformidad de nariz en silla de montar.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención en caso de cualquier lesión de la nariz que ocasione congestión nasal o dolor. Es posible que lo remitan a un otorrinolaringólogo. 

Prevención

El reconocimiento y tratamiento del problema a tiempo puede prevenir complicaciones y permitir que el tabique sane.

Referencias

Chegar BE, Tatum SA III. Nasal fractures. In: Flint PW, Haughey BH, Lund VJ, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 33.

Chiang T, Chan KH. Pediatric facial fractures. In: Flint PW, Haughey BH, Lund VJ, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 190.

Haddad J, Keesecker S. Acquired disorders of the nose. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW III, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 377.