SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Formación del corazón

Por A.D.A.M. -
VISTA RÁPIDA

El corazón del embrión es el primer órgano que se forma. Se deriva de los dos tubos cardiacos primitivos. Entre los días 18 y 30, los tubos cardiacos primitivos se unen, tuercen y enrollan para formar una versión simple del corazón. Hacia la mitad del proceso, el corazón comienza a latir.

A los dos meses, el corazón se parece mucho a lo que será cuando nazca el bebé. El parecido es sólo superficial, ya que la parte interna del corazón es distinta, tanto en su forma como en su función.

En el corazón del recién nacido, la sangre baja en oxígeno del cuerpo entra a la aurícula derecha y pasa al ventrículo derecho, en donde es bombeada a los pulmones para llenarse de oxígeno. De los pulmones, la sangre fluye de nuevo hacia el corazón y lleno la aurícula izquierda y luego el ventrículo izquierdo. El ventrículo izquierda bombea la sangre rica en oxígeno por la aorta, la cual la lleva al resto del cuerpo del recién nacido.

El corazón del feto tiene los mismos componentes básicos de aquél del recién nacido, pero hay un par de diferencias importantes. Debido a que la placenta suministra todo el oxígeno que el feto necesita, no necesita de los pulmones para cumplir esta tarea. La mayoría de la sangre del feto se desvía de los pulmones a través de dos aberturas o conexiones: el agujero oval, que conecta las aurículas derecha e izquierda, y el conducto arterioso, que conecta la aorta a la arteria pulmonar. Estas dos conexiones importantes permanecerán abiertas hasta el momento del nacimiento.

Dentro de los treinta minutos siguientes a la primera respiración del bebé, el conducto arterioso se cerrará completamente y la tapa del agujero oval se cerrará como una válvula. Esto sucede debido a una mayor presión en el lado izquierda del corazón y a una reducción en el lado derecho. Estos cambios en la anatomía del corazón hacen que la sangre fluya hacia los pulmones, los cuales cumplirán la función vitalicia de suministrar oxígeno al cuerpo.