Editar mi perfil

Cerrar

Hacerse la prueba: Encuentra un sitio de prueba

Por Kaiser Family Foundation -

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos recomiendan la prueba del VIH para todas las personas entre las edades de 13 a 64 años. Esto no significa que la prueba del VIH se haga automáticamente durante una visita médica, aún cuando te saquen sangre. La única manera de asegurarte de que te hagan la prueba es pidiéndola. La prueba del VIH también es recomendada para todas las mujeres embarazadas como parte rutinaria de su cuidado prenatal.

¿Dónde me puedo hacer la prueba?

Tu proveedor de atención médica puede hacerte la prueba del VIH y otras ETS. Si no tienes un proveedor de atención médica o prefieres ir a otro sitio, hay muchos lugares que ofrecen pruebas gratis o a bajo costo. Para encontrar un lugar cercano donde te puedas hacer la prueba, envía un mensaje de texto con tu código postal a KNOWIT (566948) o visita greaterthan.org/TEST para más información sobre horarios y costos.

¿Qué tipos de pruebas existen?

Las dos pruebas más comunes son las pruebas de sangre y las pruebas orales. Las pruebas de sangre utilizan una muestra de sangre, ya sea una gota extraída con un pinchazo en el dedo o de una muestra mayor extraída con una jeringa de una vena del brazo. Las pruebas orales utilizan un hisopo que recoge células de la parte interior de la boca (no se necesitan agujas) y los resultados se pueden obtener en 20 minutos. Los resultados de la prueba de sangre generalmente toman unas semanas para regresar del laboratorio. Planifica con tu proveedor de atención médica para recibir tus resultados.

¿Qué hay acerca del tratamiento?

Aunque todavía no hay cura, hay tratamientos que ayudan a aquellos que son VIH+ a tener vidas más largas y saludables. Aún cuando no te sientas enfermo, es importante que consultes con un proveedor de atención médica acerca del mejor curso de tratamiento. Una vez que comiences el tratamiento, continúa tomando tus medicamentos exactamente como te los han recetado para evitar el desarrollo de resistencia, que puede impedir que los medicamentos continúen funcionando.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo